Alejandro Amenábar (‘Mientras dure la guerra’): «El cine es un arma importante de aprendizaje»

Desde este viernes 27 de septiembre está disponible en las salas de cine Mientras dure la guerra, la última película dirigida por Alejandro Amenábar (Los otrosMar adentro), que vuelve al cine después de Regresión (2015). Su nuevo drama comienza con el golpe de Estado contra la Segunda República de julio de 1936 y tiene como principal protagonista al escritor y filósofo Miguel de Unamuno (Karra Elejalde), que en un principio apoyó la sublevación militar. Hemos hablado recientemente durante el Festival de San Sebastián con Amenábar, con Elejalde, con Eduard Fernández (José Millán-Astray), con Santi Prego (Francisco Franco), con Nathalie Poza (Ana Carrasco), con Patricia López Arnaiz (María de Unamuno) y con Carlos Serrano-Clark (Salvador Vila) y, sobre estas líneas, puedes ver el resultado.

«¿El cine está hecho para aportar soluciones?». Esa es la primera pregunta que hacemos al equipo. «A mí me gusta… Lo he dicho alguna vez…», piensa en alto Alejandro Amenábar, «que no me gusta dar respuestas; me gusta plantear preguntas, que me parece que es más interesante. Pero sí que creo que el cine es un arma importante de aprendizaje. Yo he aprendido mucho viendo películas y no sólo de cine. He aprendido de otras culturas. Una película de Almodóvar en cualquier otro país está dándole a la gente una idea de lo que es este país […] En una película como esta, con alto contenido político, pues obviamente yo quiero dejar espacio; quiero dejar espacio a los espectadores porque, sobre todo, tienes que entender que en España hay espectadores de derechas y de izquierdas. Y ya no es un cálculo comercial que yo intente contentar a unos o a otros. Yo intento contar la historia que quiero. Pero intento no ofender y sí hacerme entender por todos. Por eso he intentado respetar el espacio».

«TENGO DISCUSIONES POLÍTICAS… Y ALGUNAS MUY ACALORADAS»

«No es, yo creo, labor del cine aleccionar ni culturizar», opina Karra Elejalde. «Mi opinión respecto a esto», añade Eduard Fernández, «es que esta cosa que alguna gente dice que si es equidistante la película, en todo caso yo creo que realmente no toma partido… por ninguno de los dos lados, sino que expone. Creo que es lo más incisivo y lo más provocativo […] Lo más provocativo también es darle corazón, darle humanidad, a Franco, a Millán-Astray«. «Lo primero es entretener», culmina Santi Prego.

También le preguntamos a Amenábar sobre una discusión entre Unamuno y Salvador Vila (Carlos Serrano-Clark) en uno de los momentos de la cinta. Recuerda un poco a la de Ramón Sampedro (Javier Bardem) y el padre Francisco (Josep María Pou) en Mar adentro (2004). ¿Pero es más optimista o más pesimista con la política con los años? «Bueno… Las tertulias y las discusiones políticas forman parte de la vida de cualquiera. Y más en este país. Obviamente, soy ciudadano y hablo de política. Igual no me significo públicamente, pero por supuesto que tengo discusiones políticas… y algunas muy acaloradas […] Lo importante en esa secuencia para mí, primero es ser capaz yo mismo de alejarme sin dejar que gane un bando. Yo sé perfectamente con quién me identifico más de los dos en algún momento. Pero prefiero alejarme y dejar que suba la música. Y para mí es importante que después de esa discusión ellos dos sigan caminando». Si quieres ver su respuesta completa, consulta la entrevista.